Alcachofas en salsa de tomate

Me recuerda Begoña que estos días podemos encontrar muchas alcachofas frescas en el mercado y a buen precio de modo que es el momento de aprovechar y hacer algún platillo con esta estupenda verdura que tiene muchas propiedades.

La alcachofa es diurética, depurativa, no tiene casi calorías y favorece la digestión de las grasas con lo que nos servirá de ayuda a aquellos que nos queremos quitar unos kilitos antes del verano. El que no tenga esa intención que la tome ugualmente ya que tiene mucha fibra y le ayudará a hacer la digestión, ir al baño y sentirse mejor. Ah, olvidaba decir que es ligeramente hipoglucemiante (baja el azúcar en sangre) por lo que es estupenda para los diabéticos.

Lo bueno que tiene la alcachofa es que combina con todo y se puede cocinar de muchas formas: a la plancha, hervidas con limón y aceite, fritas, en salsa de tomate (como vamos a hacer en esta ocasión), con arroz (es fundamental en una buena paella), etc.

Bien, pues ahora vamos a esa receta

Ingredientes:

  • 500 grs. de alcachofas (4 por persona)
  • 2 tomates maduros grandes
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 cebollas grandes
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

click to  zoom

Instrucciones:

Podemos hacerlas de dos formas:

En la primera cortaremos las alcachofas crudas una vez limpias, sin tallo y sin las hojas externas más duras. Las rebozaremos (en harina o arepa si hay algún celiaco) y las freiremos hasta que estén crujientes.

En el segundo caso las coceremos en agua con sal y limón hasta que estén tiernas. Se frotan con limón para que no se pongan oscuras y se cuecen en agua con sal hasta que estén tiernas. Se escurren, se le retiran las hojas externas más duras, se cortan y se reservan. Un truco para cocerlas rápidamente es meterlas en una bolsa con un agujerito y al microondas entre ocho y diez minutos al máximo.

A partir de aquí el proceso es el mismo:

Picamos la cebolla y el ajo y lo sofreimos en aceite de oliva hasta que esté todo bien tierno. Entonces le añadimos tomate triturado y lo dejamos cocer todo durante veinte minutos. Le añadimos el vino y lo rectificamos de sal (rectificar en cocina significa añadir algo hasta que tenga la cantidad necesaria).

Por último se incorporan las alcachofas y se deja cocer todo junto unos minutos.

Es una estupenda guarnición para un buen filete a la plancha, sea de carne o pescado.

Recordad que una “buena conserva” es una conserva buena y por tanto si no no os sobra el tiempo podéis utilizar alcachofas en conserva de buena calidad y un buen tomate frito (en el mercado hay algunos ecológicos que parecen hechos en casa). En este caso únicamente tendréis que sofreir cebolla y ajo muy picadito.

Por supuesto que le podéis hechar imaginación y añadir a la salsa algún toque personal (orégano, salsa de soja, pimentón, chiles, etc. etc.)

Buen provecho.

Anuncios
Publica un comentario o deja una referencia: URL de la referencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: