¿Por qué no hay hambruna en Senegal?

Hace apenas veinte días volví de un viaje de trabajo a Senegal. Allí pude constatar que tienen todas las condiciones para ser un país razonablemente rico. Por suerte no tienen yacimientos de oro, diamantes o petroleo lo que hace tiempo que les hubiese convertido en objetivo de rapiña y hubiesen acabado como otros muchos países de África que cuentan con dichos recursos (Congo, Nigeria, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Angola, etc.). Sin embargo Senegal, donde no ha habido ningún golpe de estado desde su independencia de Francia en 1960, cuenta , como he podido comprobar sobre el terreno, con grandes extensiones de tierra fertil, un manto freático que puede suministrar agua para poner en cultivo enormes extensiones de esas fértiles tierras, un clima estable, vientos moderados y muchas horas de sol al año lo que le hace candidato a desarrollar la energía más barata y sostenible que existe, la solar fotovoltáica. Sus costas son así mismo ricas en pesca que ya comienza a estar sobreexplotada por flotas principalmente de países europeos.

Cuenta, como digo, con condiciones de partida que ya quisieran para sí muchos de los llamados países ricos como Suiza, Austria u Holanda cuyos recursos naturales son más o menos iguales a cero.

Mercado del Pescado en la Playa de Bel Air

Sin embargo falla la organización, fruto tal vez de la tremenda falta de formación de su población y de muchos de sus dirigentes a lo que se une la infrautilización de las capacidades de organización y trabajo de las mujeres. Después de haber viajado por medio mundo no me cabe la menor duda de que aquellas sociedades que marginan a las mujeres y no invierten en la formación de sus habitantes están condenadas a permanecer eternamente en la segunda o tercera fila.

Senegal no es, ni mucho menos, el único país de África que se encuentra en esta situación. Hablamos, tal vez, del continente con mayores riquezas naturales del planeta. Si unos países carecen de algo, otros son excedentarios. Una buena organización política y del trabajo en dicho continente lo convertiría, en mi opinión,  en un lugar comparable a Norteamérica o Europa en riqueza y cultura en menos tiempo del que podemos imaginar.

Por desgracia los denominados paises ricos, entre los que incluyo a China, parecen seguir con la política de explotación pseudo-colonial consistente en conseguir sus riquezas a cambio de unas pocas infraestructuras o de armas anticuadas para sostener gobiernos corruptos consentidos por la comunidad internacional. Lo que denominan estrategías geopolíticas (de las malas, claro).

A veces es mejor ser feo y no muy rico, como le pasa a Senegal, para evitar problemas. Aunque no nadan en la abundancia al menos tienen para comer, no demasiado bien, pero al menos para no morirse de hambre como sus vecinos de Mauritania, Mali o Bissau.

Si se dan condiciones favorables espero volver pronto para poner en marcha uno de esos proyectos que ayuden a que dentro de un par de generaciones o tres los senegaleses -ojalá todos los africanos- empiecen a olvidar que hubo un tiempo en que la población moría a los 40 años porque no podían tratar enfermedades como el cólera, la malaria o la diabetes.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: