Category Archives: Comidas del mundo

Cupcakes, muffins y cía.

Al poco de llegar al Reino Unido se da uno cuenta de que los británicos son muy dulceros. Les encantan los pasteles y las golosinas. No se trata de alta pastelería como la francesa, la belga o la suiza. Es una pastelería más humilde y facilona pero que lo inunda todo en todo momento. Cualquier celebración acaba siempre con un festín pastelero. Cupcakes, que últimamente están muy de moda, muffins de toda la vida, doughnuts,  scones, flapjacks, tea cakes, crumpets y el viejuno rumbaba constituyen la espina dorsal de los pastelitos que se consumen casi a diario en este país o nación o unión de países o como diablos se le llame ya que tanto Inglaterra como Gales, Escocia e Irlanda del norte son naciones. En fin, un poco complicado para mí que soy español.

Imagen

Flapjacks. Pastelería en Saint Andrew’s Street

 Voy a tratar de explicar de forma muy resumida en qué consiste cada uno de estos pastelitos para que cuando visites el Reino Unido no te pille de sorpresa:

 

Cupcakes

Empiezo por este porque está muy de moda en la actualidad y no puede faltar en ninguna fiesta infantil que se precie. Aunque de origen norteamericano ha alcanzado gran popularidad en UK y en otros países de la Unión Europea entre los que se encuentra España. A los Cupcakes también se les conoce como Fairy Cakes y Patty Cakes.

Se trata de unos pastelitos con el tamaño y la forma de las magdalenas de toda la vida pero con una composición bastante diferente y una presentación muy atractiva.

En el Reino Unido existen numerosas tiendas en las que únicamente se venden estos pastelitos. En otras se combinan con los doughnuts  Calles y centros comerciales, estaciones de tren y metro, aeropuertos, grandes museos; en todas partes podemos encontrar estas cosas que no me atrevería a encuadrar dentro del campo de los alimentos.

 ¿Qué contiene una cupcake y como se hace?

Antes de nada explicaré qué es el pastillaje. No es más que una mezcla de gelatina y azúcar glass con la que se forman figuras de todo tipo: florecitas, hojas, animalitos, figuritas humanas,…cualquier cosa igual que si utilizásemos escayola. Lo único que hace falta es paciencia o buenos moldes. ¡Ah,! y para darle color hay numerosos colorantes de uso culinario de modo que con paciencia y tesón se pueden llegar a hacer auténticas obras de arte -pero no de pastelería, que eso es otra cosa.

Para elaborar un cupcake utilizaremos como base cualquier bizcocho con forma de magdalena o muffin en inglés: mantequilla, azúcar, huevos, harina y leudante. Esa magdalena la cubrimos con el pastillaje y “viola”, ya tenemos un Cupcake . Normalmente se sirven como postre en celebraciones de todo tipo pero, como ya dije al principio, no pueden faltar en cumpleaños y fiestas infantiles.

 

Muffins

No hay mucho que hablar al respecto. Se trata del equivalente anglosajón de nuestras magdalenas. Un poco más grandes y normalmente con bayas –arándanos, moras, grosellas, etc.- ó con sultanas. Se comen a todas horas y se pueden encontrar en todos los supermercados –suelen venir en paquetes de cuatro al precio de entre una libra y una libra cincuenta- y panaderías.

Imagen

Muffin y donut

 

 Doughnuts

 También se les llama donuts y no hay mucho que decir al respecto. Son más grandes que los donuts españoles pero más o menos lo mismo ya que utilizan la misma formula: una masa abizcochada frita.

 

 

Scones

 Otro pastelito típico inglés que se suele tomar con el té o el café. Lleva mucha menos azúcar que los anteriores y, como en casi toda la pastelería británica, se le añaden bayas (arándanos, grosellas, o bien sultanas. Los scones son muy populares y se pueden encontrar en paquetes de cuatro o seis unidades en la mayoría de los supermercados a precios muy asequibles –desde una libra el paquete.

Los scones se suelen servir con nata montada y mermelada. Por cierto. Algo que a menudo nos llama la atención a los españoles es que a la nata montada en el Reino Unido no le suelen añadir azúcar.

 

Flapjacks

 Llamado también mueslibar o cerealbar. Tan popular como el anterior pero completamente diferente en su composición. El Flapjack es un dulce compacto elaborado con copos de avena –lo que llaman porridge-, mantequilla, azúcar, miel, harina, sirope de arce y bayas. Se mezcla todo, se prensa bien para eliminar el aire que queda entre los copos de avena y se hornea entre 15 y 20 minutos –hasta que empieza a tomar color-. Luego se corta en porciones rectangulares de unos 10 por 5 centímetros.

Dentro de los flapjacks tienen diferentes variedades con frutas, chocolate, sabor a jengibre, naranja, fresa, etc.

El flapjack es equivalente a las barritas energéticas que tan de moda están ahora entre los deportistas, sobre todo corredores de fondo. Lo que se debe a que tienen gran cantidad de azúcar y el muesli o la avena aporta también algunos hidratos de carbono de absorción lenta que vienen bien en caso de deportes que requieran resistencia en el tiempo como es la carrera de fondo, el ciclismo, la marcha o la natación.

scones

Scones

 

 

 

Tea Cakes

 

Poco que decir. Una especie de brioche con bayas que se suele servir, como su nombre indica, con el té. Se tuesta un poquito y se presenta con mantequilla y mermelada.

 

Crumpets

 Muy popular, simple y barato. Se trata de otro pastelito elaborado con harina, levadura y agua en una parrilla, que se sirve con el té o el café. No es más que una masa similar al pancake. Se sirve templado con mantequilla y mermelada.

 

 Rumbaba

 Aunque se trata de un pastelito de origen ruso y que se hizo popular en Nápoles y en Francia, los británicos lo adoptaron –como la mayoría de sus productos culinarios- y pasó a formar parte de su “alta pastelería” de modo que se suele servir como postre en celebraciones de “postín”

Es un bizcocho ligero con forma de corona y remojado con ron. Se suele servir con nata o helado.

  

Aún se me quedan muchos pastelillos en el tintero como el Crumble  – que puede ser de manzana, ruibarbo, etc. y se srive  con custar caliente equivalente a las natillas españolas-, el Sticky Tofee –servido con helado- o el Brownie –servido con cobertura de chocolate-, pero tal vez sería extenderme demasiado. Mejor lo dejamos para otro momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yorkshire Pudding

El Yorkshire Pudding es una elaboración típica Británica con la que se acompaña la ternera asada. También recibe el nombre de batter pudding.

Un buen Yorkshire Pudding debe ser ligero y esponjoso. Para conseguirlo es importante realizar bien la cocción de la masa.

Después de probar varias recetas de los diferentes restaurantes y pubs británicos en los que he trabajado me he decidido por el que pongo a continuación.

Ingredientes:DSCN4210

125 g               Harina floja

150 ml            Leche entera

150 ml            Huevos enteros

Sal

Aceite para los moldes

ElaboraciónDSCN4216

Batir todos los ingredientes con el robot o una batidora de mano (el aceite no porque es únicamente para los moldes)

Precalentar el horno a 220ºC y meter los moldes dentro con una cucharada de aceite en cada pudding.

DSCN4217Una vez que el aceite esté bien caliente se saca el molde del horno y rápidamente se llenan los moldes con la masa. Se vuelven a poner en el horno y se dejan durante veinte minutos.

Es importante, no obstante, vigilar como crecen y evitar que se quemen ya que si utilizamos moldes con formas muy pequeñas tardarán menos en hornearse.

El resultado debe ser aproximadamente como lo que se aprecia en la foto.

DSCN4224

Comer en Cardiff

Ddraig Goch, El Dragón RojoGales es una nación que pertenece al Reino Unido – junto a Irlanda del Norte, Escocia e Inglaterra- y que en una superficie de 20779 kilómetros cuadrados alberga una población de unos 3.065.000 habitantes localizados en su mayoría en la costa sur –dos tercios del total- que es donde se encuentran sus principales ciudades: Cardiff (la capital), Swansea, Barry y  Newport situadas todas en las faldas de los Brecon Beacons, unas montañas que dan nombre a un inmenso parque natural de 1344 km² y que no es el más grande. Además de él existen otros dos: Snowdonia que ocupa 2142 km²; y el de la costa de Pembrokeshire con un litoral verdaderamente espectacular y una superficie de 629 km². En realidad Gales es un inmenso parque natural atravesado por numerosos ríos trucheros y plagado de restos arqueológicos (desde la prehistoria a los romanos), que tal vez haya logrado conservarse así porque resulta algo complicado llegar  aunque, obviamente, es más fácil que ir que ir al Masai Mara o a la cuenca del Orinoco. Sin embargo parece menos chic decir he ido a Gales que he navegado por el Zambeze o las cataratas Victoria. En cualquier caso, allá cada cual pero en Gales no te pica un mosquito y te mueres ni te va a pillar la revuelta anual que cambia un sargento de infantería por otro de la policía como nuevo presidente del país.

Vale. Me centro en la comida que es la materia principal de este blog. Gales, a decir verdad no tiene una gastronomía de gran calidad…para ser sincero, la cosa está muy chunga a nivel gastronómico. Sin embargo tienen buenos productos y a buen precio. Tienen unos estupendos productos lácteos a buenos precios: la leche fresca (no pasteurizada) cuesta en torno a  £1.30 por 2.2l de leche fresca (medio galón) que equivale a 0,75 €, huevos de granja a £1.30 la docena; la carne en general está muy bien de precio si bien las pechugas de pollo son más caras que en España, no ocurre lo mismo con otras partes del pollo como los muslos que tienen el mismo precio; la verdura es bastante variada y de muy buena calidad y precio; el pescado, sin embargo, es escaso y caro. En todo esto debemos tener en cuenta que la comida aquí está exenta de IVA, que en España, por ejemplo supone de media un 16% del coste de la misma (puesto que algunos productos tienen el IVA reducido del 8%).

Como en cualquier parte hay diferentes calidades pero las mejores no se disparan de precio. Sin embargo parece que el galés medio no otorga demasiada importancia a ese factor puesto que su cultura gastronómica, por lo que he podido ver, es paupérrima.

Panadería y pastelería son igualmente malas tirando a malísimas. Mucho pan de molde (hay muchas variedades) o baguette que dura tierna quince días -¿qué diablos le pondrán?- De los pasteles mejor no hablar.

Calidad de servicio.

En este aspecto Gales se encuentra a años luz de cualquier país mediterráneo. Personal poco atento y con escasísima preparación y muy poca higiene en general. Aquí he visto cosas de otro mundo y a pesar de que, sobre el papel, la normativa es muy exigente en cuanto a higiene –multas de £5000, penas de cárcel, etc.- todo parece quedar eso y salvo los aseos que suelen estar limpios y las rampas de acceso para minusválidos, el resto deja mucho que desear. De hecho el año 2009 –últimas estadísticas que he encontrado- se reportaron en el Reino Unido unas 100.000 intoxicaciones alimentarias (aproximadamente cuatro veces más que en España que es un país mucho más turístico y más cálido lo que favorece que los alimentos se corrompan con más facilidad).

Estos hechos llaman mucho la atención puesto que el turismo es la principal industria del país si bien los visitantes son en su inmensa mayoría británicos, tal vez menos exigentes que los europeos continentales.

Recomendación.

Queso Caerphilly

Queso Caerphilly

En primer lugar visitar Gales porque tiene mucho que ver y la gente es acogedora; en segundo lugar comer en hoteles y restaurantes con cocina a la vista. Descartar los pubs y, en general, aquellos lugares que no nos parezcan demasiado limpios. Si no lo son en lo que está a la vista del público, imaginen en lo que no se ve.

Por último no venir con expectativas de encontrar platos galeses muy especiales ya que no los hay. Típico es el laverbread elaborado con algas –nori-, las salchichas glamorgan elaboradas con puerros y queso Caerphilly  –un queso local similar al feta griego-, algunos platos guisados o con puerros que son muy populares en el país y algunos productos de pastelería muy básica como las Welsh Cakes –pastas galesas-. Por lo demás, como en el resto del Reino Unido, la mayoría de la comida más elaborada esta basada en la cocina de las colonias, básicamente en comida Indú y del Sudeste Asiático. En general se abusa de las salsas muy especiadas y en la mayoría de los casos industriales con lo que acaban matando el sabor de lo que elaboran por lo que en caso de pedir algo con salsa lo mejor es solicitar que la misma vaya aparte. De ese modo sabremos si estamos comiendo carne, pescado o filetes de chapapote porque con la salsa no se sabe lo que son las cosas y además evitaremos que nos sirvan alimentos pasados de fecha que ese tipo de salsas disimulan muy bien.

Lugares recomendados
The ChapelThe Chapel en Churchill Way. Es un pub/restaurante abierto recientemente y que se aloja en una antigua iglesia. Tiene muy buen servicio y muy buena cocina con alimentos frescos y de calidad a unos precios también muy buenos. El lugar es realmente bonito y cuenta además con un pub en el sótano en el que hay actuaciones en directo. Muy recomendable.

Cocorico Patisserie en 55a Whitchurch Road. Pastelería de las de verdad. Propiedad de un francés que es además el pastelero y muy bueno por cierto.