Category Archives: Postres

Cupcakes, muffins y cía.

Al poco de llegar al Reino Unido se da uno cuenta de que los británicos son muy dulceros. Les encantan los pasteles y las golosinas. No se trata de alta pastelería como la francesa, la belga o la suiza. Es una pastelería más humilde y facilona pero que lo inunda todo en todo momento. Cualquier celebración acaba siempre con un festín pastelero. Cupcakes, que últimamente están muy de moda, muffins de toda la vida, doughnuts,  scones, flapjacks, tea cakes, crumpets y el viejuno rumbaba constituyen la espina dorsal de los pastelitos que se consumen casi a diario en este país o nación o unión de países o como diablos se le llame ya que tanto Inglaterra como Gales, Escocia e Irlanda del norte son naciones. En fin, un poco complicado para mí que soy español.

Imagen

Flapjacks. Pastelería en Saint Andrew’s Street

 Voy a tratar de explicar de forma muy resumida en qué consiste cada uno de estos pastelitos para que cuando visites el Reino Unido no te pille de sorpresa:

 

Cupcakes

Empiezo por este porque está muy de moda en la actualidad y no puede faltar en ninguna fiesta infantil que se precie. Aunque de origen norteamericano ha alcanzado gran popularidad en UK y en otros países de la Unión Europea entre los que se encuentra España. A los Cupcakes también se les conoce como Fairy Cakes y Patty Cakes.

Se trata de unos pastelitos con el tamaño y la forma de las magdalenas de toda la vida pero con una composición bastante diferente y una presentación muy atractiva.

En el Reino Unido existen numerosas tiendas en las que únicamente se venden estos pastelitos. En otras se combinan con los doughnuts  Calles y centros comerciales, estaciones de tren y metro, aeropuertos, grandes museos; en todas partes podemos encontrar estas cosas que no me atrevería a encuadrar dentro del campo de los alimentos.

 ¿Qué contiene una cupcake y como se hace?

Antes de nada explicaré qué es el pastillaje. No es más que una mezcla de gelatina y azúcar glass con la que se forman figuras de todo tipo: florecitas, hojas, animalitos, figuritas humanas,…cualquier cosa igual que si utilizásemos escayola. Lo único que hace falta es paciencia o buenos moldes. ¡Ah,! y para darle color hay numerosos colorantes de uso culinario de modo que con paciencia y tesón se pueden llegar a hacer auténticas obras de arte -pero no de pastelería, que eso es otra cosa.

Para elaborar un cupcake utilizaremos como base cualquier bizcocho con forma de magdalena o muffin en inglés: mantequilla, azúcar, huevos, harina y leudante. Esa magdalena la cubrimos con el pastillaje y “viola”, ya tenemos un Cupcake . Normalmente se sirven como postre en celebraciones de todo tipo pero, como ya dije al principio, no pueden faltar en cumpleaños y fiestas infantiles.

 

Muffins

No hay mucho que hablar al respecto. Se trata del equivalente anglosajón de nuestras magdalenas. Un poco más grandes y normalmente con bayas –arándanos, moras, grosellas, etc.- ó con sultanas. Se comen a todas horas y se pueden encontrar en todos los supermercados –suelen venir en paquetes de cuatro al precio de entre una libra y una libra cincuenta- y panaderías.

Imagen

Muffin y donut

 

 Doughnuts

 También se les llama donuts y no hay mucho que decir al respecto. Son más grandes que los donuts españoles pero más o menos lo mismo ya que utilizan la misma formula: una masa abizcochada frita.

 

 

Scones

 Otro pastelito típico inglés que se suele tomar con el té o el café. Lleva mucha menos azúcar que los anteriores y, como en casi toda la pastelería británica, se le añaden bayas (arándanos, grosellas, o bien sultanas. Los scones son muy populares y se pueden encontrar en paquetes de cuatro o seis unidades en la mayoría de los supermercados a precios muy asequibles –desde una libra el paquete.

Los scones se suelen servir con nata montada y mermelada. Por cierto. Algo que a menudo nos llama la atención a los españoles es que a la nata montada en el Reino Unido no le suelen añadir azúcar.

 

Flapjacks

 Llamado también mueslibar o cerealbar. Tan popular como el anterior pero completamente diferente en su composición. El Flapjack es un dulce compacto elaborado con copos de avena –lo que llaman porridge-, mantequilla, azúcar, miel, harina, sirope de arce y bayas. Se mezcla todo, se prensa bien para eliminar el aire que queda entre los copos de avena y se hornea entre 15 y 20 minutos –hasta que empieza a tomar color-. Luego se corta en porciones rectangulares de unos 10 por 5 centímetros.

Dentro de los flapjacks tienen diferentes variedades con frutas, chocolate, sabor a jengibre, naranja, fresa, etc.

El flapjack es equivalente a las barritas energéticas que tan de moda están ahora entre los deportistas, sobre todo corredores de fondo. Lo que se debe a que tienen gran cantidad de azúcar y el muesli o la avena aporta también algunos hidratos de carbono de absorción lenta que vienen bien en caso de deportes que requieran resistencia en el tiempo como es la carrera de fondo, el ciclismo, la marcha o la natación.

scones

Scones

 

 

 

Tea Cakes

 

Poco que decir. Una especie de brioche con bayas que se suele servir, como su nombre indica, con el té. Se tuesta un poquito y se presenta con mantequilla y mermelada.

 

Crumpets

 Muy popular, simple y barato. Se trata de otro pastelito elaborado con harina, levadura y agua en una parrilla, que se sirve con el té o el café. No es más que una masa similar al pancake. Se sirve templado con mantequilla y mermelada.

 

 Rumbaba

 Aunque se trata de un pastelito de origen ruso y que se hizo popular en Nápoles y en Francia, los británicos lo adoptaron –como la mayoría de sus productos culinarios- y pasó a formar parte de su “alta pastelería” de modo que se suele servir como postre en celebraciones de “postín”

Es un bizcocho ligero con forma de corona y remojado con ron. Se suele servir con nata o helado.

  

Aún se me quedan muchos pastelillos en el tintero como el Crumble  – que puede ser de manzana, ruibarbo, etc. y se srive  con custar caliente equivalente a las natillas españolas-, el Sticky Tofee –servido con helado- o el Brownie –servido con cobertura de chocolate-, pero tal vez sería extenderme demasiado. Mejor lo dejamos para otro momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Torta de Hojaldre con Manzana

Esta es una receta muy fácil y rica aunque, aviso, aporta muchas calorías. A veces es necesario cerrar los ojos y disfrutar un poco. Con esta torta y un buén café seguro que lo conseguimos.

Para hacerla necesitaremos:

Un molde bajo que soporte tanto el fuego directo como el horno.

Masa de hojaldre precocinada de la que suelen vender ultracongelada. Esto es lo mejor ya que hacer hojaldre casero es algo complicado

Un par de manzanas. Personalmente me gustan las Golden Gala pero cualquiera sirve.

100 gramos de azúcar de caña (quíen quiera que utilice azúcar blanquilla pero conste que yo no la recomiendo)

100 gramos de mantequilla (margarinas no que son grasas hidrogenadas malííííísimas)

Y algo para adornar al final: pasas de corinto, arándanos, etc.

Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer, como siempre, es poner a calentar el horno a 180ºC (356ºF).

Ahora pondremos el azúcar y la mantequilla al fuego. Mientras se calienta repartiremos por encima la manzana en lonchas de algo menos de un centímetro de grosor. Tenemos que cubrir bien de manzana ya que esta encogerá a medida que se va haciendo el caramelo.

Lo dejaremos sobre el fuego hasta que adquiera un tono dorado fuerte sin llegar a ponerse demasiado oscuro. Para ello recordad que no se puede dejar de vigilar porque nos podríamos pasar y el sabor no sería agradable. Una vez que veamos que el caramelo está casi hecho lo apartamos del fuego ya que terminará de hacerse con el mismo calor.

Cuando se haya enfriado un poco cubrimos todo con la masa de hojaldre remetiendo los bordes.

Ahora lo horneamos durante unos veinte minutos (hasta que veamos que el hojaldre está hecho)

Lo sacamos entonces del horno y, con muchísimo cuidado porque el caramelo está líquido, lo desmoldamos sobre una fuente antes de que se enfríe ya que de lo contrario podría quedarse pegado al molde.  La fuente debe ser siempre mayor que el molde ya que si escurriera caramelo caería en la misma y no sobre nuestras manos o brazos.

 

Una vez desmoldada le añadimos por encima las pasas o los arándanos y listo.

Como podéis ver esta es una receta para valientes pero bien fácil además de un éxito seguro.

 

Torta de Hojaldre y Manzanas