Archivos por Etiqueta: sopa gourmet

Sopa de cebolla. Fácil, rápida y barata.

En esta ocasión os pongo un plato muy sencillo con el que se suele quedar muy bien y que tiene un precio ridículo. Plato de crisis, vamos.

La sopa de cebolla es ideal como primer plato pues nos quitará la ansiedad provocada por el hambre y hará que comamos menos del segundo. Además sienta muy bien cuando hace frío ya que nos calienta el cuerpo.

¿Qué nos hace falta?

Fuentes pequeñas de barro, de esas que suelen venir con algunos helados.

Cebolla  (si es joven mejor que mejor)

Ingredientes

Caldo vegetal o de carne (lo que más nos guste)

Rebanadas finas de pan (no hace falta que sea del día)

Queso de fundir (el que se le suele poner a las pizzas, y si es mezcla mejor)

Queso parmesano rallado.

Aceite de oliva

Sal

Si hacéis click sobre las fotos podréis ampliarlas.

Lo primero que tendremos que hacer es cortar la cebolla como más nos guste (en juliana -tiras-, picada o en trozos no muy grandes), una vez hecho esto la ponemos a pochar en una sartén con aceite de oliva y fuego no muy fuerte. Es importante que removamos de vez en cuando pues no debe tomar color.

Mientras se hace la cebolla, pondremos a calentar el caldo en una cazuela con abundante agua (podemos utilizar caldo hecho en casa, pastillas de caldo o del que viene preparado en bricks).

Cuando la cebolla esté pochada -unos veinte o veinticinco minutos un kilo-  le añadimos el caldo y lo dejamos cocer durante otros diez minutos y la rectificamos de sal. Rectificar, en cocina, significa ponerlo a nuestro gusto.

Ya hemos hecho lo más difícil.

Esta sopa la podemos hacer el día antes o cuando tengamos tiempo ya que bien refrigerada nos dura cuatro o cinco días sin problemas.

Cuando tengamos planeado servir este plato tan solo tendremos que calentar la sopa, ponerla en las cazuelitas, cubrirla con frinas rebanadas de pan tostado -ojo, si son muy gruesas nos dejarán sin líquido-  y cubrirlo con el queso de fundir -el de la pizza- y un poco de parmesano.

Lo gratinamos durante unos minutos y, voilá!  ya tenemos un plato fácil, rápido, ligero, bonito, agradable y barato. ¿Se puede pedir más?

El coste por persona no llega a un euro y en hacerlo, si no contamos el tiempo que se tarda en freír la cebolla, unos diez minutos. De todos modos si no se os dá bien cortar la cebolla, no tenéis tiempo o simplemente los cuchillos os infunden mucho respeto; en la sección de congelados de casi todos los supermercados podréis encontrar cebolla picada lista para cocinar. Es un poquito más cara pero también es muy útil y ahorra un montón de tiempo.

Sopa de Cebolla

Si queréis darle un toque gourmet, podéis, justo antes de servirlo, poner por encima unos taquitos de mojama de atún, unas escamas de jamón serrano frito en el microondas o un par de tomatitos cherry en aceite de oliva o confitados.

¡Adelante sin miedo!.

Esta vez váis a sorprender de verdad.

Anuncios